jueves, 2 de octubre de 2014

El poder del Ctrl+Z: dibujo digital


Retomo de nuevo el blog para seguir hablando de dibujo digital. En el presente post os mostraré un vídeo de como he hecho un dibujo digital, desde el borrador hasta el resultado final. Además, explicaré las ventajas que tiene, en mi opinión, el dibujo digital frente al tradicional y así tratar de darte referencias para ayudarte a seleccionar la metodología para tus propios dibujos.
video

El vídeo seleccionado es un ejercicio de dibujo digital propuesto por María Viñas, licenciada en bellas artes y especialista en dibujo digital, en el que se realiza el corte anatómico de una mano. En este dibujo está creado en GIMP y consta de 255 capas que corresponden a diferentes estructuras, colores y sombras de la mano. En cada capa tratamos de dibujar un elemento independiente (por ejemplo la sombra de un tendón) y el dibujo final es la superposición ordenada de estas capas. Todas las capas son independientes y están separadas, por lo tanto si queremos eliminar una sombra, modificar un tejido o cambiar un color, no tenemos que borrar todo el dibujo y redibujarlo sino que solo tendremos que modificar las capas que corresponden a ese elemento, lo que nos permite modificar de una forma más sencilla y rápida. El uso de un mayor o menor grupo de capas depende del criterio del autor.
Antes del dibujo que os presento siempre había hecho dibujo tradicional como plumilla, acuarela, acrílico o lápiz, y si era menester utilizaba el dibujo digital sólo para retoques y correcciones finales. Pero como ilustradora científica tenía la necesidad de conocer mejor el dibujo digital, ya que tenia la intuición de que iba a ser más competitiva en mi trabajo si dominaba esta técnica de dibujo. Si lo pensáis, pocas ilustraciones científicas tienen como único destino el marco y la pared, normalmente pasan todas por una digitalización (se escanean y se convierten en digital) y acaban en libros, revistas, artículos, presentaciones, webs, etc. La posibilidad de realizar un dibujo desde su base en digital me parecía una ventaja, pero no es la única, ahora os voy a contar lo que he descubierto.
El poder de corrección es mucho mayor en el dibujo digital por dos factores: El primero es gracias al Ctrl+Z y el Ctrl+Y. Estas combinaciones de teclas son los “atajos del teclado” equivalentes a los botones de deshacer y rehacer las últimas ediciones eliminando o rehaciendo nuestras acciones a placer. El segundo es la existencia de las capas con las que podemos ordenar cada elemento (estructura o color) de nuestro dibujo, por lo tanto podemos variar/corregir/modificar de múltiples formas nuestra ilustración alterando el resultado global a base de modificar pequeños constituyentes. Es decir, no atacamos de forma agresiva el resultado final. Esto, nos abre un abanico de posibilidades, métodos y nos proporciona mucha más flexibilidad. Esta ventaja es sumamente importante ya que los dibujo científicos están sometidos a un gran número de correcciones que en el dibujo tradicional puede suponer el realizar el dibujo de novo varias veces.
La puesta a punto de la mesa de trabajo es rápida y limpia: encender un botón es infinitamente más rápido y fácil que preparar nuestra mesa con papel, pinceles, agua, pinturas, etc. Además, el dibujo digital instantáneo ya que no hay que esperar a que la pintura se seque. Esto nos lleva también a poder dibujar, si lo deseamos, de forma interrumpida en sesiones más breves.
El dibujo digital nos permite trabajar con grandes tamaños sin tener problemas de espacio. El dibujo en la pantalla lo podemos agrandar o empequeñecer a nuestro antojo. Nos permite hacer zonas con mucho detalle. Esto es de gran ayuda en las ilustraciones científicas, cuando necesitamos una parte con más resolución.
El dibujo digital nos permite modificar los niveles de color y los contrastes, algo imposible en dibujo tradicional. Por ejemplo, nos permite pasar de color a escala de grises con un click.
Por supuesto, no todo es blanco o negro. En este dibujo, como habréis visto el borrador que sirve de base a todo el dibujo es un dibujo tradicional hecho con lápiz en papel. Este borrador se ha escaneado e introducido en nuestro programa de ordenador. En este caso es tan solo un croquis, pero también se pueden introducir dibujos en un estado más avanzado y solo colorearlos en el ordenador o realizar todo el dibujo en tradicional y luego realizar los retoques y correcciones en el ordenador. La gama de posibilidades es infinita dependiendo del autor y del dibujo. El sistema ideal es aquel en el que tu te sientas a gusto y obtengas el resultado deseado.